Menopausia no es sinónimo de fin de la sexualidad

Menopausia no es sinónimo de fin de la sexualidad, aunque las mujeres que la padecen suelen presentar una disminución del deseo sexual que se acompaña además de trastornos orgánicos y psicológicos. Los tratamientos farmacológicos son útiles, pero han de estar reforzados por medidas que se ocupen de la vida global de la persona afectada.

Cuatro de cada diez mujeres que han entrado en la etapa climatérica refieren, según las encuestas y estudios realizados al respecto, una disminución de su deseo sexual. Además del problema que puede suponer este trastorno para el normal desarrollo de la vida en pareja, no hay que olvidar que con mucha frecuencia asocia comorbilidades, tanto de tipo funcional como psicológico.
“Tres de cada diez mujeres experimentan sequedad vaginal y dispareunia o dolor al mantener relaciones sexuales, así como vaginismo. Pero, además, aparecen muchos casos en los que se conjugan infecciones del aparato genitourinario. Ello conlleva que muchas mujeres sufran trastornos psicológicos que se traducen en depresiones, falta de humor o energía. La combinación de todas las alteraciones merma la calidad de vida, por lo que la disfunción sexual de la mujer no puede contemplarse sólo desde el punto de vista ginecológico; es una patología global”, según Rosella Nappi, del Centro de Investigación de Medicina Reproductiva de la Fundación Salvatore Maugeri de la Universidad de Pavia, en Italia, que ha participado en el XII Congreso Mundial de Menopausia que se está celebrando en Madrid.

Para Michelle Lachousky, consultora de Ginecología Psicosomática del Departamento de Medicina Reproductiva del Hospital Bichat, de París, en Francia, “la menopausia es el fin de la fertilidad pero no de la sexualidad, que debe continuar, si así se desea, en esta etapa”.

Educar e individualizar
A su juicio, se han producido variaciones importantes porque anteriormente la medicalización con estrógenos-andrógenos se realizada sin entender qué le pasaba a la mujer y a su entorno.??

“Actualmente estamos en una nueva era en la que, aunque sigue habiendo dificultades profesionales, podemos responder a muchas preguntas”.

En la misma línea se ha pronunciado Johannes Bitzer, jefe de División de Ginecología Psicosomática y Sexología en el Hospital de la Universidad de Basilea, en Suiza, para quien el tratamiento es una suma de todos los frentes: psicología, farmacología e información.
“La intervención ha de ser individualizada porque ha de ajustarse a las necesidades de cada persona y de su entorno”, más aún si se considera que los trastornos sexuales tienen características propias dependiendo de cada país, según los datos de estudios de Rosella Nappi.??

La intervención debería ser individual y ajustada a las características y necesidades de la afectada y de su entorno social
Diario Medico, 22 de Mayo de 2008

ANGELINI FARMACÉUTICA, S.A. le informa que algunos de los contenidos del sitio web al que está intentando acceder, están dirigidos exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para la prescripción o dispensación de medicamentos.

Para notificar cualquier acontecimiento adverso relacionado con nuestros productos contactar con Farmacovigilancia (farmacovigilancia@angelini.es - Tel. 93 253 46 45).

¿Es Vd. profesional sanitario con capacidad de prescripción o dispensación en España?
SI NO